|
Omar Ramírez Tejada
| |
Lunes, 26 de Abril de 2004
|

Perspectiva Ciudadana agradece a Omar Ramírez Tejada, regidor (PLD) por el Distrito Nacional, ex-director de Parques Nacionales, el envío de esta nota en la que el PLD fija posición sobre el tema del desguace de las áreas protegidas para favorecer negocios depredadores de la biodiversidad dominicana.


En un funesto martes 13 para los recursos naturales, senadores del PRD aprobaron en primera lectura, el informe rendido por la Comisión Permanente de Recursos Naturales y Asuntos Ecológicos de esa cámara, del Proyecto de Ley Sectorial de Áreas Protegidas; así los senadores oficialistas dieron fiel cumplimiento al oficio No.334 del 14 de enero de este año del Poder Ejecutivo, que solicitaba al Congreso la exclusión de las parcelas 24-A y 20-A, del Distrito Catastral 10/2 de Higuey, las cuales son parte integral del Parque Nacional del Este, como se establece en el Decreto 1311 del 1975. Aunque ese proyecto había perimido en dos legislaturas, en la sesión de fecha 9 de marzo de este año fue reintroducido por la titular de dicha comisión, la senadora perredeísta por Santiago Rodríguez, Celeste Gómez.


El informe de la Comisión contiene la recomendación favorable de aprobación y presenta las modificaciones en detalle para cada caso. Fue una manipulación infame la que hizo la comisión senatorial, al asignarles nuevos límites al Parque Nacional del Este y otras Áreas Protegidas, como el Parque Nacional Jaragua, las Cuevas del Pomier, las Dunas de las Calderas, la Vía Panorámica Costa Azul y la Reserva Padre Miguel Fuertes o Bahoruco Oriental.


En el proyecto de ley original la superficie terrestre del Parque Nacional del Este era de 430 Km2, mientras que en el proyecto aprobado la superficie total alcanza los 510 Km2, queriendo dar la impresión de que incrementa el área del parque en 80 Km2.


Sin embargo, la realidad es que cuando comparamos los linderos del parque en el proyecto original y los linderos del parque aprobado por los senadores perredeístas, nos encontramos que lo que hicieron los ilustres senadores del PRD fue tomar una mayor área de la zona marina para los nuevos linderos, mientras cumplían con su principal objetivo que es el de segregar las Parcelas 24-A y 20-A del Distrito Catastral 10/2 de Higuey en el proyecto aprobado, tal y como se lo había solicitado el Presidente de la República en su comunicación antes referida, y a la vez cumpliendo con un compromiso, sabrá Dios bajo cuales condiciones, con los ejecutivos de Globalia s.a., cuya empresa ?compró? a precio de vaca muerta la parcela 24-A para construir un complejo turístico.
La acción de mala fe del informe de la comisión también queda evidenciada, cuando no se atrevieron a incluir en el mismo en detalle de las parcelas catastrales que quedan dentro del parque, tal y como aparece en el Decreto 1311, una condición que obligatoriamente debe cumplirse, ya que la creación de un parque nacional lleva implícito una declaratoria de utilidad pública de aquellos terrenos privados, cuyos propietarios deben ser informados.


Con la aprobación del mamotreto de Ley de Áreas Protegidas, el Senado de la República agrede la conciencia ambiental nacional e internacional, cuyos esfuerzos de décadas en pro de la conservación de los recursos naturales y la Biodiversidad son tirados por el suelo al ser dejados sin protección a un importante ecosistema costero-marino, los arrecifes de coral y los recursos acuíferos que abastecen la zona de Bayahíbe.


También se desprotege al principal sistema de cavernas con arte rupestre único de la Región del Caribe y del mundo. Además esa acción conlleva la desprotección de especies de importancia para la humanidad y en peligro de extinción como los manatíes, los delfines y las tortugas marinas. Una actitud que se inscribe dentro de la más absoluta ignorancia y de las presiones de intereses económicos, de autoridades que deben estar al mejor servicio de la nación.


El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por intermedio de su Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, le expresa la País, que asume una posición militante conjuntamente con todas las organizaciones defensoras del medio ambiente y los recursos naturales, para que el Gobierno del PRD y el PPH no logren destruir el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, en beneficio de su grupo político, que con tanto esfuerzo le ha costado construir a la Sociedad Dominicana.


Rechazamos esta acción del Poder Ejecutivo y del Senado de la República. Que se declare una moratoria en el Congreso a la modificación de las Áreas Protegidas es la consigna del gran movimiento que hoy se inicia.


Dirección electrónica: omarramirez30@hotmail.com


 



 

Palabras Clave: 
Perspectiva Ciudadana